Unos ganan para que otros pierdan

Unos ganan para que otros pierdan

 Aquí la cuestión es que uno debe perder para que otro pueda ganar. En el fútbol es por goles, pero en la sociedad es por percepciones. Unos saben presionar para tener Corredor Mediterráneo  y otros nos dedicamos solo a llorar como perdedores.

La sociedad ha simplificado la cosa y hay ganadores y perdedores. En las culturas anglosajonas los perdedores tienen derecho a rectificar sus errores. En las culturas católicas el perdedor es el malo de la película. Y siempre necesitamos un ganador y un perdedor, por muchos gritos por el pacto y el diálogo que se escuchen en los púlpitos políticos.

Mónica Oltra es tan ganadora que puede vestirse  de fallera para ir a la ofrenda a la Mare de Deu dels Desamparats, mientras sus comelitones no entran en la Basílica de Lledó el día de la Romería de la Magdalena. Una va de ganadora y los otros van purgando sus pecados.

Aquí llevamos años llorando por el Corredor Mediterráneo y con tanta lágrima no vemos que le mundo se mueve. Los chinos ya tienen su propia Corredor mediterráneo por Italia, que es lo que les interesa a los puertos que han comprado en Grecia e Italia.

Seguimos llorando cual perdedores y entonces nos dan un AVE Castellòn-Madrid a los que solo podrán subir los muy ricos. Pero tendremos AVE. ¿Este es cosa de ganadores o de perdedores? Porque los Cercanías que utilizan miles de gentes esos van a peor para dejar pasar al rutilante AVE.

Susana Diaz quiere ganar en el PSOE a para ello se alía con Aragón para el el Corredor Mediterráneo pase de Algeciras a Madrid/Zaragoza/Tarragona/Barcelona y frontera. Ganan Madrid, Aragón y Catalunya y perdemos nosotros. ¿Por qué siempre tenemos que ser los perdedores?

Los estibadores han cargado contra el puerto de Valencia. No contra el de Barcelona o Algeciras, que salen intocables de la huelga y todo el lío. Unos pierden y otros ganan. ¿Y por qué siempre los mismos?

Da lo mismo que aquí manden juntos y otros en Madrid y luego cambien. Es una cuestión de potencia no de poder. Si tienes potencia económica y posición mediática puedes apostar a ganador.

Pero para eso hay que olvidar el tactismo; que todos vean que existe el lobby valenciano. Y eso es algo inexistente como si lo es en Catalunya, Aragón o Andalucía, por no decir Madrid. Aquí la lista de grandes empresarios que hacen cumbres para pedir el trenes e infraestructuras viajan en tren a la ida y en sus coches y chóferes a la vuelta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un Corredor mediterráneo de andar por casa

Un Corredor mediterráneo de andar por casa

Los chinos preparan un super Corredor Mediterráneo por Italia y nosotros no podemos ni con la vía Tarragona-Castellón

Hasta 4 billones de euros van a poner los chinos encima de la mesa para construir una Nueva Ruta de la Seda que lleve y traiga mercancías de Oriente a Europa y Africa. Y parte de esa cantidad va a ir a construir un Corredor Mediterráneo que pasara por Italia desde el super puerto que los propios chinos tienen el El Pireo. (Nueva Ruta de la Seda)

Frente a esta ofensiva aquí seguimos mendigando que Madrid nos construya un tercer hilo ferroviario para pasar naranjas, azulejos y pepinos hacia Europa, que apenas supondrían unos cuantos trenes de mercancías diarios. Pero ni empresarios ni políticos quieren ver la magnitud de lo que está pasando, que nos deja fuera del mapa con un corredor para andar por casa.

 

Porque el gran hito del Corredor son las mercancías que van y vienen de Oriente, que pondrían los puertos de Valencia, Barcelona, Castellón y Algeciras en punta europea frente al de Rotterdam. Pero solo con nuestras mercancías locales esto apenas tiene entidad y tráfico. El gran volumen de mercancías se iría por la ruta que construirán los chinos.

Pero aquí preferimos andar con broncas permanentes con Madrid a plantearse estrategias a largo plazo. Antes cabeza de ratón que cola de león. Y así les pasa a los empresarios que se han reunido esta semana en Tarragona o al Euram que se reúne en Valencia a principios de marzo. Pura dinamita política sin soluciones reales. Así lo dice el economista Jordí Palafox en este trabajo. Nuestro problema es otro.

Del AVE a Barcelona ya ni hablar. ¿Por qué? Pues porque es una obra imposible sobre el trazado actual. El coste será de millones y siempre habrá atascos. Solución. Tirar el AVE quince kilómetros lejos de la costa, fuera de las poblaciones, como ocurre con cualquiera de los AVE construidos a Sevilla o de Madrid a Valencia. Pero eso nadie lo quiere porque todos quieren que el AVE pase por su pueblo aunque no pare.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La nueva Ruta de la Seda que construyen los chinos

La nueva Ruta de la Seda que construyen los chinos

 

El inconsciente colectivo actúa como un protocolo que crean los polìticos de turno y al que se aferran para no dejar ver sus bajos. Esto pasa con el Corredor Mediterráneo. Está protocolizado que debe construirse para mandar a Europa nuestra producción industrial y agrícola y nadie se pone a valorar el coste de estos envíos por toneladas. O simplemente valorar que lo más productivo del CM será que por los puertos de Valencia, Sagunto y Castellòn salgan y entrar millones de toneladas que vayan y vengan a Oriente y luego circulen por ese CM. Quién lo construye es lo de menos. Lo importante es qué circula por esas vías. Pero el protocolo es el protocolo y nos quedamos fuera de la Ruta de la Seda.

La reivindicación del Corredor arrancó hace muchos años y fue protocolizada por Zaplana, Camps, Alberto Fabra y ahora por Puig y Oltra. Incluso en el apartado de la exclusiva comunicación ferroviaria con Barcelona hace muchos más años que se reivindica. Pero se ha protocolizado y nadie quiere caer que toda la mercancía que diariamente se mandaría por ferrocarril a Europa cabe en tres trenes de 1.500 metros. ¿Sería rentable toda esa inversión necesaria? ¿Un CM solo para nosotros mientras el gran tráfico iría por Italia?

Pero como lo importante es criminalizar al adversario pues hay que seguir con el ruido sin valorar sus efectos y la dimensión de lo que se reivindica. En los tiempos de los algoritmos que lo miden todo seguimos echando mano de viejos mètodos polìticos.

Por ejemplo. Estos son los itinerarios que marca China para su nueva Ruta de la Seda (rutas comerciales) Pasa por Italia y no por España, porque allì están construyendo grandes puertos y mayores infraestructuras ferroviarias. Aquí la cuestión es protestarle a Madrid pero nadie impulsa hablar con los chinos para que el mediterráneo español esté en esa ruta, con lo que nos harían el Corredor y tendríamos todo el potencial.

Peor incluso cuando en un mes se celebre en Valencia una reunión del EURAM será para meterse con Madrid y no buscar la alternativa China. Es nuestro protocolo. Y de él no sabemos salir.

 

 

 

 

 

 

 

 

Manipula que algo queda

Manipula que algo queda

Nos sentimos manipulados como consumidores. Nos sentimos manipulados en los sentimientos y las emociones. Pero también como ciudadanos/electores/ votantes. Te hacen mirar las iniciativas de laicidad que no tienen valor alguno, nada más que montar ruido. Dedicamos más tiempo a la elección del pregoner infantil en el Pregó de la Magdalena que a comprobar cómo Puig se ha entregado a la vicepresidenta Saez de Santamaria en el tema de la financiación autonómica.

 

 

En la magia todo los trucos tienen como base distraer la atención del espectador. Tu miras la mano izquierda porque te enseñan un pañuelo de colores mientras con la derecha preparan la caja escondida donde está la paloma. Luego ponen el pañuelo encima de un tablero liso y ¡Ale hop! sale la paloma.

Pero es que en política esto se hace con mucha frecuencia y mucho arte. Te crean un problema para ofrecerte la solución de inmediato . O llaman tu atención con el laicismo de los símbolos o la elección del pregoner infantil en la Cabalgata del Pregó y  así nadie está pendiente de otro fracaso del mestizaje (PSOE/Compromis(Podemos) o de saber en qué han quedado las facturas del Hospital Provoncial.

 

Siempre se ha hecho, pero ahora se hace mucho más. Tanto que Isabel Bonig, Eva Ortiz e Ruben Ibañez se pasan el dia de rueda de prensa en rueda de prensa entrando preguntando por el pañuelo mientras por el otro lado les esconden la paloma.

El foco se pone en la financiación autonómica, mientras hay una realidad determinante que procede de lo que pase en Catalunya. Si el tema se complica la financiación será una quimera y Mariano Rajoy convocará elecciones. ¿Cómo quedarán entonces la Comunidad Valenciana? Volveremos a estar en el pelotón de los torpes. Con mucho Fla y poco cash. Por eso el foco europeísta.

Aquí miramos a Trump y no vemos que los chinos nos están haciendo una oferta para construir el Corredor Mediterráneo. O mandan a la policía a entrar en tropel a unas oficinas del Ayuntamiento de Valencia cuando les sería más fácil pedir a los papeles a los actuales concejales que tienen más interés que nadie en cargarse la imagen de Rita Barberá. Focos de atención para distraer de las cosas verdaderas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

https://youtu.be/GZGY0wPAnus

 

Los del Tercero Izquierda pedimos justicia

Los del Tercero Izquierda pedimos justicia

 

Al final toda la Conferencia de Presidentes ha quedado en crear una comisión de sabios para que decidan qué hacer con la financiación autonómica. Como decía Napoleón cuando no quieras saber de un problema crea una comisión.  Y es que cada una de las diecisiete comunidades se cree con más derechos que las otras.

 

El propietario del Tercero Izquierda de la finca quería pedir  en la  Junta de la Comunidad de Propietarios que le paguen los desperfectos que tiene en su rellano por culpa de unas humedades. Pero el día de la Junta el resto de los vecinos dijeron que nada de nada y que cada uno de ellos tenía sus propios desperfectos que presentar a pagar por los otros.

Esto es lo que ha pasado esta semana en la Conferencia de Presidentes para decidir un modelo de financiación justo para todos. Cada uno ha reclamado lo que quería y al final todo ha quedado en una comisión de sabios. Como una Junta de Vecinos.

Puig consiguió ir “tots a una veu”, pero andaluces, gallegos, aragoneses y murcianos también tienen sus argumentos. Y ese es el problema y no solo Rajoy y Montoro, que solo hace lo que hizo Zapatero, quien en medio de la crisis dijo que esto de la financiación era una entelequia con lo que estaba cayendo.

¿En qué ha quedado pues esa voz única? Pues en nada. Porque la estrategia está equivocada. La solución no está solo en meterse con la administración central, que es lo que PSOE, Compromis y Podemos hacen para no recordar que fue Zapatero quien paralizó el tema. La cuestión es que hay otros dieciseis que piden lo suyo. Y cada uno de ellos dicen que con más razón que los otros.

Los del Tercero Izquierda pedimos justicia. Y  nos han dicho que van a montar una comisión y ahí saldrán las injusticias  de todos. Esto pasa por crear expectativas populistas en lugar de explicar cómo están las cosas de verdad.

 

 

 

 

 

Los gestores de la Mutua Asistencial Valenciana

Los gestores de la Mutua Asistencial Valenciana

Aquí no se hace polìtica. Se hace gestión. Tal cual como si fuera una Mutua Asistencial Valenciana. No hay proyecto polìtico que nos convoque a los valencianos. Hay un alarde de gestión mejor que los anteriores y que habría que juzgar en una hoja de excel y prou 

El concejal de Podemos en Peñíscola, Victor Blasco, ha dimitido quejoso de la falta de participación de la gente. Y si este es suficiente argumento (también hay tensiones en el partido) deberían dimitir la mayor parte de los concejales, diputados o cargos que durante los últimos meses se proclamaron únicos representantes morales de las masas, que parecen haber optado por otros menesteres más atractivos para sus intereses.

Si el presidente del Consell,  Ximo Puig, considera la Comunidad Valenciana como un problema quiere decir que sus soluciones son las que aporte como gestor. No como un líder que nos convoque a mayores aspiraciones. En Catalunya por ejemplo pasa todo lo contrario. Están a un gran proyecto nacional (equivocado o acertado) y la gestión les importa poco, sea cual sea el final. Por eso las masas no responden a las convocatorias de un concejal o de un partido. Son mutualistas.

Para expresarlo gráficamente hay que plantear la diferencia entre  Generalitat Valenciana y Consell. La primera es la institución que debe hacer política. Y el Consell es el que gestiona. Por eso el pacto del Botánic es por y para el Consell. Nos faltan los líderes para el primer escalón. Y si no hay líderes no hay política. Hay gestión para ajustar unas carreteras, los horarios comerciales o discutir los dineros que se gastan en publicidad turística en Peñíscola. Y esto es poco apasionante para las masas.

Por eso desde hace tiempo nos movemos con los estereotipos que denuncia Vicente Boluda (AVE). Pero si no hay proyecto polìtico solo se puede hablar de cuentas y alardes de agit prop. Por la izquierda y por la derecha, porque hay que ver lo qué gasta la Diputación de Castellón en propaganda. En el Consell no se quién gasta más en agit prop, si los de Puig o los de Oltra.  Tal cual el problema de una Mutua que debe contentar a sus mutualistas.

 

 

 

Para Reyes Magos pido sentido común para los polìticos

Para Reyes Magos pido sentido común para los polìticos

Queridos Reyes Magos. Quiero que el año 2017 los polìticos valencianos recuperen el sentido común. Porque llevan unos años a base de decir tonterias solo dedicadas a salir muy grandes en titulares, fotos y televisiones varias. La última: el discurso del Presidente Ximo Puig diciendo que somos un problema y que harán lo posible por recuperar la visibilidad ante todo el mundo

 

 

En mi carta a los Reyes Magos este año he incluido un buen traje porque por fin voy a ser visible. Ya estaba harto de ir a Madrid, circular por Zamora o pasear por las Ramblas y resultar invisible por el mero hecho de ser valenciano. Y por eso necesito un buen traje. No vaya a ser que en mi nueva visibilidad no vaya bien vestido.

Cuando en Castellòn somos invisibles en Valencia y en Alicante no saben si Castellòn está al sur o al norte de Tarragona, aquí llegan los del Botánic anunciando la buena nueva de que nos van a hacer visibles en Madrid. Primero hemos de ser visibles ante nosotros mismos y luego ver si somos de verdad tan invisibles como dicen.

Ese discurso de la negación del otro a base de  considerarlo un problema para luego solucionarlo con milagros temporales resulta como  un reguetón. Música  bailable, repetitiva, con una letra de cuatro versos ripiosos que dice lo mismo una y otra vez.  Pero el reguetón invita a bailar que es lo interesante. La letra no importa. Como en la polìtica valenciana.

¡Por fin vamos a ser visibles! Antes no había turistas, universidades o enseñanza pública y sanidad. Solo chapuzas, corruptelas y despilfarro. Ahora por fin sale el sol y la maldad será barrida de nuestras tierras. Son tan geniales que acaban de inventar el turismo, las exportaciones de azulejo o la naranja. En toda España crece el empleo, pero en Castellòn es gracias al Consell. ¡Geniales estos chicos!!

Igual para 2017 además de aprender inglés, ir al gym y hacer dieta el Consell debería hacer un acto de contrición y asumir que hay gobiernos autonómicos y ayuntamientos democráticos desde hace casi cuarenta años. Y hay enseñanza pública y sanidad gratis para todos desde hace años. Y autovías. Y trenes. Y hasta universidades. Y hasta desde hace décadas hay turistas, azulejos y clemenules por el mundo, sin que haya tenido que inventarlo el Consell del castellonense Puig.

 

 

Vuelve a casa por Navidad!!!

Vuelve a casa por Navidad!!!

 

Como estamos en tiempos de felicidad (la Navidad), hasta los polìticos echan mano de propuestas que nos van a dar felicidad. Unos nos prometen empleo de funcionarios, miles nadie muy bien para qué: y otros nos traerán los hijos a casa, tampoco sabe nadie muy bien para dónde trabajar.

Estas navidades han circulado por Facebook miles de felicitaciones deseándonos buenas fiestas y años venturosos. Algunas de las felicitaciones son incluso simpáticas y elevan una sonrisa. Y otras son hasta moralistas. El país es feliz y disfruta de sus viandas incluso a en presencia de cuñados, suegros y yernos, que todos somos algo de todo esto. Los polìticos valencianos se han apuntado también a la versión de El Almendro.

Siente un funcionario en su  mesa

Gabriela Bravo, consellera de Administración Pública, anuncia que la Generalitat necesita contratar 4.500 personas en tres años para evitar un colapso. ¡Magnífico! ¡Un regalo de Papa Noel! ¡Felicidad! 4.500 funcionarios nuevos. Ah!! Añade Bravo que eso será si nos deja Montoro, que siempre hay un Ebenezer Scrooge (Dickens) dispuesto a joder la buena nueva del Consell que nos trae la felicidad.

Pero no acaba ahí la felicidad. Como a un incorrecto ministro de Exteriores del PP se le ocurrió decir que los españoles que están fuera es por qué quieren prosperar, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anuncia una operación El Almendro en toda regla. Hay que traer  miles de jóvenes valencianos  a casa. Generació Talent se llama la cosa y dispondrá de un presupuesto de 40 millones de €.

¿Por qué se fueron? No importa. ¿Qué saben hacer? Aún importa menos. ¿Y quién los va a contratar y para qué? Eso no se menciona. Hay que traerlos a casa por Navidad o para Fallas. Estoy seguro que los gobiernos de Italia, Alemania, Francia o Estados Unidos van a copiar la idea para que millones de sus jóvenes que hay por el mundo se dejen de probar fortuna y vuelvan a Wichita o Gales. Cada uno en su casa. ¿Qué coño es eso de la globalización?

 

Claro que entonces me pregunto para qué tanto empeño en enseñarles inglés a nuestros chavales si luego no queremos que rueden por el mundo. Ah! Que deben ir ya contratados como ingenieros de la NASA!! Correcto. Tal vez por eso en la industria azulejera de Castellón tienen que buscar extranjeros o de otras partes de España porque no encuentran gente cualificada en la Formación Profesional y Universidades de la zona. Será por la fuga de cerebros que dice Puig.

 

Vivir sin patronales empresariales

Vivir sin patronales empresariales

CEC, CIERVAL, COEPA y Cámaras de Comercio languidecen y sirven para poco más que cubrir el  protocolo. Las patronales están en concurso de acreedores, otras en quiebras, peleadas las unas con las otras y con poco más que hacer que alquilar locales y competir con empresas privadas.

La Comunidad Valenciana es un territorio sociológicamente repleto de empresarios pero sin estructuras patronales permanentes y funcionales.

La Confederación de Empresarios de Castellón (CEC) está en quiebra y sus dirigentes históricos imputados, por lo que José Roca y Rafael Montero tuvieron que dimitir hace unos meses.

COEPA en Alicante debe hasta la camisa y lleva el mismo camino que la CEC, lo que ha obligado a sucesivos cambios en su dirección donde ahora está Francisco Gómez por abandono de Moises Jiménez.

Y la llamada Confederación Regional de Empresarios de la Región Valenciana (CIERVAL) que preside José Vicente González presentará esta semana  preconcurso de acreedores porque no puede más.

Tampoco están mejor las Cámaras de Comercio que languidecen a base de ajustarse el cinturón y la plantilla desde el día que se quedaron sin la cuota obligatoria. . Una agonía zombie con grandes y muchos edificios.

Esto ocurre por tres cosas:

 

1.- Tamaño.-El tamaño medio de las empresas en nuestro entorno sociológico es de PYME, más bien pequeñas que medianas. Por mucho que hablemos de Mercadona, Porcelanosa, Pikolinos, Dulcesol o Martín Navarro lo cierto es que la gran mayoría de nuestras empresas son de menos de 50 trabajadores y una facturación ajustada.

2.- Paga la administración.- Además sindicatos y patronales han derivado en una suerte de organizaciones subvencionadas sin mayor poder civil. Protestan de cosas que les afecta al bolsillo (Fecoval y AVE con las infraestructuras) pero siempre en función de la música que se toca desde la administración consiguiente. La patronal baila mejor con el PP y los sindicatos con el PSOE o los del Botánic, que están montando su propia red empresarial.

Subvención y algún que otro negociete han sido su razón de ser. Ahí están la CEC y COEPA inmersos en líos por cursos de formación por delegación de la administración y Bruselas. ¿Cómo van a representar así a los empresarios?

3.- Una historia decadente.- Nadie protestó ( ni el recién llegado gobierno de Rajoy) cuando el Banco de España de Zapatero repartió las entidades financieras valencianas entre otras más fuertes (Caixa, Sabadell, Caja Madrid, Caja Mar). Y nadie protesta por la enseñanza o las  universidades. Solo piden carreteras

Lo mejor es que mientras todo esto ocurre en el mundo organizativo patronal siguen creciendo las exportaciones, el PIB valenciano se dispara y el modelo productivo mejora pese a las injerencias políticas del Consell. Todo ello evidencia que hay empresarios aunque no funcionen las patronales.

 

 

A la izquierda valenciana no le gustan las críticas

A la izquierda valenciana no le gustan las críticas

 

A Compromís y Podemos, la izquierda valenciana por autodefinición, les encanta que les digas lo bien que lo hacen frente a los poderosos. Pero no les gusta un pelo que les critiquen desde dentro del partido o desde fuera. Son moralmente perfectos y polìticamente poseedores de la verdad absoluta. Hacen el mejor PGOU, cuidan mejor el medio ambiente que nadie y saben de empresa y economía más que Roig y Amancio Ortega juntos. Y hasta consiguen que la gente se lo crea.

Gustav Jung escribió hace cien años El Inconsciente Colectivo, donde dejó claro que hay una serie de arquetipos de alto contenido emocional que acaban creando un código colectivo por encima del inconsciente individual que defendía Freud. Esos códigos son ahora hábilmente desarrollados por la nueva izquierda española y valenciana que conforman Podemos y Compromís. Unos códigos fijados como verdades objetivas y absolutas que nadie puede discutir.

 En las últimas semanas por ejemplo asistimos al lógico y creativo debate que hay en el seno de Podemos por el liderazgo en ideas y personas. Y en el caso de Compromís circulan manifiestos de grupos que disienten de la línea que lleva la dirección que hábilmente ocupa Mónica Oltra. Pero ojo con decir que ahí hay divisiones. Serás declarado hereje y mantenido de la derecha o del PSOE.

Son más que Adán

Ha aparecido incluso un concepto ético nuevo, como si Weber nunca hubiera existido. Hasta ahora estaba la ética de principios y la ética de la responsabilidad. Ahora está la ética absoluta que ejerce quién es poseedor de la verdad objetiva. Y pobre si se la discutes. Hay unos cuantos alcaldes del PSOE que están cuestionando las tesis del conseller Climent  en Economía Sostenible  y a los que se les va caer el pelo. Están condenados.

¿Y en los ayuntamientos? En Castellón han montado el lío del siglo con las Fiestas y en Valencia con los escotes de las falleras. ¿Por qué? Por la necesidad de ser más que Adán. Inventarse el mundo a partir de considerarse mejor que cualquier otro. Y si no  piensas como ellos estás perdidos. Ahí están los independientes de Compromís manifestándose en las puertas de las sedes porque si hablan igual les quitan el carnet de fieles a la causa!!

Y claro. A partir de crear el algoritmo de la verdad absoluta o la mentira sugestiva uno puede cambiar de chaqueta las veces que haga falta. Mónica Oltra ya puede hablar de Comunidad Valenciana y disfrazar su antiguo catalanismo porque quiere ganar los votos que antaño fueron de Unión Valenciana. Y  Podemos acepta los errores de Marzá en la enseñanza por aquello de la cohabitación en el poder. Pero eso lo tienes que decir con la voz bajita, porque se alzas el verbo eres como Caín.