La batalla por Castellòn, Valencia y Alicante

La batalla por Castellòn, Valencia y Alicante

 

El PPCV no recuperará la Generalitat si no consigue ganar las alcaldías de Valencia, Castellón y Alicante. Y no tiene pinta de ello porque a estas alturas no tienen ni candidatos.

No creo en las taimadas conspiraciones, pero haberlas haylas. Y además las hay muy bien hechas, como la que ha destrozado al PP en la ciudad de Valencia con la ayuda de ellos mismos. La estrategia está tan bien montada que sus consecuencias impedirán al PPCV conseguir una mayoría rotunda para las municipales en los graneros de votos que son los capitales, por lo que tampoco conseguirán los votos necesarios para la presidencia de la Generalitat.

Pero vete a saber si la debacle pepera es producto de una conspiración o de la tontuna que le entró hace años al PPCV, Operación Taula incluida. Porque en  la misma están con las mayorías perdidas en ciudades como Alicante, Castellòn y Elche, con unos grupos municipales destrozados y el partido paralizado. En Castellòn como mucho el poderoso aparato de Javier Moliner hace circular de vez en cuando el nombre de Vicente Sales más por marear que por la seguridad en la apuesta.

Un batalla por los votos y otra por el poder en el PPCV. La muerte de Rita ha añadido además la incongruencia en la línea política de la dirección del PPCV. Unos la condenaron a base de twits, como el caso de Moliner (Twit Javier Moliner sobre Barberá) y a otros les ha venido de maravilla para evidenciar la flojera de Isabel Bonig, que ha sido puesta en almoneda tras los desplantes que sufrió Rajoy en el funeral familiar de Barberá. Rajoy sufriendo y Aznar aplaudido. Imposible de aguantar.

Es un partido donde Mónica Oltra les monta la agenda y sus líderes están más pendientes de quedar bien en la foto que en pensar políticamente. Lo dice George Lakoff en su libro “No pienses en un elefante”(Complutense 2007) : “Quien cree el marco del debate es el que gana”. Y el PPCV no está por  la faena de hacer una previsión política. Solo por comprar espacios publicitarios en cualquier medio de comunicación. Tal vez por eso la Diputación de Castellón se anuncia en TVMediterráneo de Valencia como si fuera a ganar las elecciones en el cap i casal.

El PPCV de Castellòn o el de Valencia están a la búsqueda de candidatos para la capital y para algunos pueblos. Y a la vista de la carencia de proyecto polìtico que sustente estas candidaturas igual un día le llaman a usted que sigue llorando a Fidel Castro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rita Barberá, dinero y escotes falleros

Rita Barberá, dinero y escotes falleros

 

En los próximos días van a aparecer millones de defensores de Rita Barberá que durante los últimos años la han puesto a caldo. Pero es que este país es así de frívolo. A Rita le condenó la pena del telediario, pero tampoco habrá reflexión de filtradores y periodistas sobre la responsabilidad que tiene condenar públicamente a alguien aunque no haya pruebas judiciales.

 

La cosa está como sigue. En una semana hemos pasado del descaro de la patronal autonómica de pedir a Madrid 20.700 millones de inversiones a discutir sobre los escotes de las falleras. Y para cerrar la muerte de Rita Barberá sacará a pasear el cinismo colectivo.

La polémica sobre  los escotes y las faldas de las falleras es cómico a fuerza de ser trágico. Me recuerda el libro El caballo desnudo (1970) de José Luis Sampedro, en el que cuenta como en una ciudad de provincias deciden hacerle una estatua a una personalidad local subido en un caballo. Cuando instalan la estatua resulta que el caballo tiene unos grandes cojones, lo que no es admisible para la moral dominante. Y después de mucha discusión instalan una valla para que se vea al personaje y al caballo y queden tapados los cojones.

 

Y además  ese debate, prohibiciones, quejas y asombros tiene lugar en un ayuntamiento de izquierdas, con la intervención de una vicepresidenta del Consell que incluso ha hecho valoraciones políticas de la cuestión. Y como cunda el ejemplo intervencionista de los políticos ya veo la bronca con gayateras y foguereres. Un día les dirán a las chicas cómo tienen que llevar las bragas.

Para mí que todo esto es franquismo sociológico intervencionista. Como ese estupendo documento que hace la CIERVAL pidiendo 20.700 millones de inversiones para la Comunidad Valenciana. ¡20.700 y un par de huevos duros ¡! ¡Que cosas! Solo les ha faltado pedir para alicatar los cuartos de baño de la sede de la CIERVAL. Piden para hacer negocios con los ladrillos, el asfalto y el cemento.

¿Y la muerte de Rita Barberá? Ahora unos sacarán a pasear los gyn tonics y otros se golpearan el pecho. Pero esta es la última prueba de la frivolidad mediática que gobierna España. La pena del telediario ha condenado más gente que los jueces. A Rita la han matado a base de titulares. Pero igual se ha hecho con Pablo Iglesias por Venezuela o a la mujer de Pedro Sánchez por pedir unas subvenciones. El periodismo se ha convertido en un poder justiciero que arrebata honestidad y provoca ansiedad. Que seas culpable o inocente es lo de menos. ¿Qué pasará si Rita es declarada inocente?

 

 

Por quejarse que no quede

Por quejarse que no quede

Ahora toca quejarse porque no tenemos AVE y los Cercanías van lentos. Somos un instrumento de la guerra de unos polìticos contra otros. Porque nadie pregunta a qué velocidad circulará ese AVE cuando pase por Nules, Castellòn u Oropesa. Como nadie pregunta cuándo ampliarán el desvío de Castellón. O por qué hay miles de cullidors con contratos ilegales.

Valencia es invisible para Madrid, para Alicante y para Barcelona. Alicante es visible para Madrid e invisible para Valencia. Y a Castellòn no la ven desde ningún lado. Por eso nos pasamos el día quejándonos de que nadie nos hace caso. ¿Sirve para algo?

 

¿Y por qué somos invisibles? Porque estamos instalados en esa magnífica zona de confort que es la invisibilidad. Así nadie pregunta quiénes somos y qué queremos amen de unos trenes, unas carreteras o más dinero. Estamos perfectamente instalados en el sentimiento cálido de la queja. Mejor invisibles o quejosos.

 

Instalados en el relativismo del agravio comparativo, la deuda pendiente y la herencia recibida llevamos desde que el duque de Tetuan ejercía de portavoz de los intereses valencianos y castellonenses ante la corte de Madrid. Y nunca pasamos de ahí, ni siquiera con los carlistas ni tras Almansa.

 

¿O es que nadie recuerda cómo tuvimos que financiarnos el Plan Sur o asumir que Aumar retrasara la AP-7 en el Mascarat hasta que tuvo claro que no iba a pagar el by-pass de Valencia? ¿O el desvío de Castellón, que quedó pequeño el día de su inauguración? ¿O la N-340 hasta Catalunya?

 

Moneda de cambio

 

Madrid nos obvia (no tardará alguien en decir que España nos roba), pero Barcelona boicotea cualquier proyecto hacia el sur que afecte directamente a sus intereses. Pascual Maragall exigió en 2003 a Aznar un retraso táctico en el AVE Madrid –Valencia porque estaba lanzando su Euroregión que colocaba a Barcelona en la centralidad mediterránea. A cambio moderó parte del lenguaje que lanzaba la Generalitat contra Madrid.

 

Meses llevo escuchando que tocaremos el cielo  cuando esté hecho el AVE desde Tarragona a Alicante, sin que nadie pregunte a qué velocidad circulará ese supertren cuando pase por las estaciones de Nules, Puçol, Villarreal, Castellón u Oropesa. ¿Para qué entonces tanta queja si nos contentamos con un Cercanías de lujo?

 

Pero es que ADIF y técnicos de todo tipo se han cansado de decir que tanto ese AVE como el Corredor Mediterráneo si no va por el interior a más de 15 km de la costa por zonas sin habitar solo será un cercanías y un mercancías mejorado. Cada vez que nos quejamos nos disparamos en un pie. Nos contentan con poco y nos dejamos engañar. Nos hicieron un tramo de autovía desde Sagunto hasta La Plana y nos damos por satisfechos. ¿Y qué pasa con el intenso tráfico desde y hacia el norte?

 

Mientras te quejas no haces otra cosa

 

 

La queja es un sentimiento cálido que permite obviar lo más prosaico. Nadie mira el destino de nuestras basuras a otras comunidades cercanas o la ilegalidad laboral de gran parte de los cullidors de la naranja. ¡Estamos quejándonos y  no tenemos tiempo para otras cosas que nos harían potentes! Por eso tenemos una voz tan débil cuando nos quejamos. Incluso creemos algo tan estúpido como que todo iría mejor con un ministro en Madrid.

 

Lo malo para la política reinante es que más pronto o más tarde la gente se da cuenta que para estar siempre quejándose no hace falta anunciar tanto cambio político. Eso le pasó a Bildu en San Sebastián y solo duró una legislatura. Al final la gente lo que quería era que la ciudad estuviera limpia, que para eso paga.

 

 

 

El bla, bla, bla de la política valenciana

El bla, bla, bla de la política valenciana

 

Lutero consiguió hace 500 años proponer una ética y un modelo de convivencia que nunca se desarrolló en los países católicos. Medio siglo después la polìtica y la gestión pública se ha convertido en España y en concreto en la Comunidad Valenciana en un bla, bla sin sentido, donde un día se contradicen con el anterior. Aunque es lo que nos va. Nos encanta el atontamiento.

El lenguaje se ha convertido en un arma de destrucción masiva peor que las armas químicas. Se construyen y destruyen sociedades. Se crean códigos. Y se intenta convencer a los ciudadanos de que los gobiernos están hechos para ellos. En Valencia solo el bla, bla, bla  solo sirve para echar un rato con los colegas de partido, el periódico o Facebook.

Hace tres meses los datos de la EPA fueron negativos. Y el Consell de la Generalitat salió en tromba para decir que la culpa del paro era del PP, de Rajoy y de la Ley de Reforma Laboral. Lo de la recuperación económica era una falsedad, decían. Bla, bla, bla.

Este octubre la EPA ha dado un dato positivo para la Comunidad Valenciana y el Consell ha hecho suyos los méritos. Puro bla, bla, bla. El nuevo secretario autonómico del ramo en el  Consell, Enric Nomdedeu, no ocultaba en Facebook su orgullo por la recuperación económica. La utilización del lenguaje.

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, anunció a bombo y platillo y informe de la UJI contra las contrataciones del Hospital Provincial que luego se ha demostrado que ni es un informe, ni es de la UJI ni tiene valor. ¿Ha pedido excusas la Consellera? No. Manda a los suyos con el bla, bla , mientras  y Compromís intenta desestabilizarla para cambiar ese cromo con la Consellería de Rafael Climent. ¡Quizá para colocar al citado Nomdedeu!!

 

MUCHO DINERO PARA PROPAGANDA

Durante años el PP  gastó miles de millones en propaganda. Y así constaba en los Presupuestos de la Generalititat, en los ayuntamientos y en las diputaciones. Una pasada para estómagos agradecidos. Y desde el PSPV/PSOE, Compromís y Podemos se les acusó de todo. Y como prueba en los presupuestos de cualquier institución gobernada por el tripartito no hay un euro para propaganda. Unos chicos serios.

Pero de repente empiezan a aparecer anuncios de todo tipo en radios, televisiones y periódicos. Hasta en los blogueros. ¿Quién los paga si los gobiernos del tripartito dijeron que eso no lo harían? Pues la jefa del PPCV, Isabel Bonig, dice que en los Presupuestos 2017 el Consell tiene previstos 700 millones para propaganda y publicidad metidos en otras partidas. Y lo mismo en los ayuntamientos que gobiernan. ¿Falso? Si me tenía que creer a los que acusaban al PPCV me tengo que creer cuando acusa el PP. Pura cuestión de lenguaje.

Todo es bla, bla, bla para vender humo al personal. La consellera de Infraestructuras, Maria José Salvador apareció hace un par de semanas en Castellón a presentar un ambicioso plan de polígonos industriales mancomunados. ¡La repera en bicicleta porque habría hasta carril-bici!!

Pero resulta que en los Presupuestos 2017 esa consellería solo tiene para baches y , además, en todo los pueblos de esta provincia hay polígonos industriales nuevecitos, abandonados, y en venta por cuatro perras. ¿Van a hacer más?  ¿Los financiará ese despropósito de banco público que anuncian ?? Utilización del lenguaje.

QUE PAGUE EL AYUNTAMIENTO

 Es normal ese abuso del lenguaje, porque a los valencianos nos encanta escuchar que la administración va a hacer esto o aquello. ¿Quién lo paga? ¿Para qué se hace? Eso no importa. Lo importante es que nos hagan cosas y se gasten dinero. ¡Nuestro dinero! Por eso cuando escuchamos el bla, bla, bla político nos sentimos encantados. ¡Que pague el Ayuntamiento!

¿Han visto que en el bla, bla, bla de Pedro Sánchez se habla mucho del pueblo y poco de que ese pueblo ha dejado de votar a los socialistas año tras año? Manipulación del lenguaje. No hay propuesta programática. Solo Bla, bla contra el PP y Rajoy. ¿Es esto una propuesta política?

El asesor de gobiernos de izquierda en Francia Jacques Attali tiene un  nuevo libro (Convertirse en uno mismo. La Vanguardia Ediciones. 2016), donde dice que  “hay que tener el valor de apañarse por uno mismo”, “uberizarnos” y que “ha llegado la hora de que cada uno se haga cargo de su vida”.

 

Es decir: todo lo contrario de lo que pasa en España y más concretamente en la Comunidad Valenciana donde lo que más  vende (quizá porque es lo que más se demanda) es que el político, el Estado, el ayuntamiento o la Generalitat de turno te ayuden a vivir. Y claro. Los políticos están encantados con ese bla, bla, bla para demostrar que te ayudan a vivir y así no preguntas. Y eso se llama franquismo sociológico de izquierdas.

 

La fábrica de monstruos

La fábrica de monstruos

 

 El espectáculo polìtico en este país está servido. Cada día hay un numerito. Un día están a la greña por dos donuts y al otro todos quieren salvar la patria con minùscula. El debate artificial de estos días en el Congreso es la mejor prueba. Y es que  hemos creado unos monstruos para ir el pasado al futuro que ahora nos desbordan. Los últimos monstruos: CIERVAL, CEC y COEPA, unas organizaciones empresariales financiadas por la administración que ya no se mantienen en pie.

El Silicón Valey utilizan un proverbio chino para definir el producto que sale de unas cosas inservibles que no acaban de irse y de unas nuevas que no acaban llegar. Le llaman monstruos. En periodismo también llamamos monstruos a un diseño que no acaba de cuadrar. Y hasta los fabricantes de coches le llaman a así a un prototipo que no saben si verá la luz.

Los monstruos no se sabe si son malos o buenos. Ocupan un tiempo y un espacio. Un concepto que dura mientras aparece el producto, la idea o la persona definitiva con más validez. Se utilizan un tiempo y luego van al almacén o al basurero. O no se sabe qué hacer con ellos porque si son personas tampoco saben quitarse del medio.

Aquí hemos fabricado muchos monstruos en este tiempo en que lo viejo no acaba de irse y lo nuevo no acaba de llegar o es un mal invento. Hemos fabricado monstruos como Pedro Sánchez, Mariano Rajoy, Calatrava, Mónica Oltra, el valencianismo o la RTVV y ahora no sabemos qué hacer con esos monstruos que deben dar entrada a otros tiempos. Pero son tantos que están a punto de colapsar el sistema.

A muerte con Rajoy

La crisis de la socialdemocracia en España obligo al PSOE a utilizar cualquier tipo de herramienta para deteriorar la imagen del contrincante. Es habitual. Y entonces crearon un monstruo: Mariano Rajoy como representante de todos los males españoles. Le asignaron un rol, una caracterización y lo convirtieron enemigo público número uno. El más corrupto. El recortador.

La cosa dio algunos resultados electorales y muchos más dividendo en la opinión pública frente a la que apareció como el gran corrupto. Era el gran monstruo. Pero de repente por las vueltas que dan las urnas el PSOE está obligado a propiciar el gobierno de Rajoy tras la permanente debacle electoral de Pedro Sánchez. ¿Qué hacer ahora con el monstruo? El PP tiene que aguantarlo por principio y el PSOE apoyarlo con su abstención. Incluso Rajoy se permite cambiar su rol a pactista porque el monstruo se ha apoderado de sus creadores. ¡Que cosas pasan en este país!!

Creamos un Calatrava que era lo más del mundo mundial en arquitectura porque además era valenciano. Pero claro, alguien olvidó la guerra sucia que hay entre los grandes despachos de arquitectura del mundo. Apenas Calatrava disfrutaba de unos cuantos contratos más aparecieron todo tipo de dossiers contando lo impensable del arquitecto valenciano. Una venganza eficiente: Negocio que no podía coger el desacreditado de Benimámet lo cogía otra fábrica de arquitectura. ¿Qué hacemos ahora con ese monstruo?

Y lo mismo con la RTVV. Con las ideas y venidas de las últimas elecciones autonómicas y el desprecio a cualquier innovación en la gestión audiovisual política alguien volvió a reinventar RTVV. Un monstruo. Y ahora llevamos meses sin saber qué hacer con el monstruo y eso que no ha empezado a emitir, que entonces será una monstruosidad.

Entre regionalismo y nacionalismo

Y el valencianismo. Un monstruo entre el regionalismo y el nacionalismo que nadie sabe dónde colocar. Ahora todos aspiran a ser los padres de esta criatura a base de recurrir a mil argumentos que tienen que ver en unos casos a cuestiones de dinero (financiación), en otros a la lengua, la Geperudeta, LLedo o un AVE a Barcelona. ¡Menudo monstruo!! Hasta otro gran monstruo como Mónica Oltra, creado para liderar ese valencianismo, resulta que juega entre Podemos, el PSOE y algún viejo recuerdo de las hazañas de González Lizondo. ¡¡Hay que sacar votos como sea!! ¿Qué hacemos con estos monstruos tan bien fabricados? ¿Qué hacen en Alicante o Castellón con el monstruo del valencianismo?

Fíjense. El último monstruo creado fue Pedro Sánchez, que ahora va por twitter como un Boabdil cualquiera. Era el vengador contra el PP, la muralla contra Podemos y el nuevo Felipe González de la izquierda. Lo fabricaron desde un buen gabinete de esos que trabajan en las covachuelas y que dirigía Rubalcaba cuando ya se estaba yendo. Le enseñaron a hablar, a andar y hasta una buena lista de argumentos. Pero perdía elecciones a la carrera, Pablo Iglesias lo liaba con cualquier falacia y los más a la izquierda de los suyos lo abandonaron. ¿Qué hacer con ese monstruo? A este le pasa lo contrario que a Rajoy. Se va diluyendo en el zoo de los monstruosos, quizá porque asumió un rol demasiado prefabricado.

Pedro Sánchez olvidó por supuesto que Zapatero se hizo liberal el 10 de mayo de 2010 y ordenó el fin de la socialdemocracia. Y ahora Zapatero empezó su venganza antes incluso de que Felipe González dijera quiten a este chico que va a destrozar aún más el partido. Se han cargado al monstruo, pero como ocurre siempre ahora no saben qué hacer con los restos de su obra. Lo nuevo tiene que llegar en el PSOE para traer el futuro, pero mientras tanto están llenos de monstruos. POr eso aprovechando el 500 aniversario de Lutero alguien del PSOE podría reinventar  las 95 tesis y así dotar al partido de alguna ideología reformista, que es lo suyo históricamente.

Una Madame Guillotine en cada casa

Una Madame Guillotine en cada casa

Como en los mejores tiempos de Robespierre aquí cortamos  cabezas por el mero hecho de que alguien  nos caiga mal. Cualquier periodista, cualquier policía, cualquier juez, se cree investido de autoridad moral suficiente para ajusticiar a cualquier polìtico o a un vecino que no recoge las cacas de sus perros. Mientras tanto siempre hay una mano que mece la cuna en su propio interés. Por ejemplo: ¿Quién se beneficia del ajusticiamiento de Rita Barberá en la plaza pública?

 

Jesús Montesinos

 

La Revolución Francesa popularizó la guillotina (Joseph Ignace Guillotín) para que Marat pudiera ajusticiar a los aristócratas. Pero apenas un tiempo después Robespierre creó un terror legal que llevó  la cuchilla a más 40.000 franceses por el mero hecho de considerarlos enemigos interiores de la República. “Emanación de la virtud” le decía Robespierre al uso del artefacto.

 

Ese terror legal se ha seguido utilizando. Fue contra los moriscos. Contra los herejes de la religión. Y hasta en la Guerra Civil y posteriormente se llevaban a uno al paredón o al cuartelillo por unos lindes, un exceso en el riego o por mirar la mujer de tu prójimo. Aquí siempre han habido Plazas de la Concordia para lucimiento de Madame Guillotine. Reales o virtuales

 

HAY QUE CORTAR CABEZAS

 

Ahora la guillotina es un uso político para hundir al prójimo. No hay sangre. Pero el telediario le arruina la vida a cualquiera. Dan lo mismo las pruebas. Basta con la sospecha. O el deseo de venganza subjetiva. Cualquier vecino tiene derecho a ajusticiar a un tercero. Y si encima tienes un micrófono o un perfil en Facebook pues ya eres un vengador como Charles Bronson.

 

¿Cuántos de todos los imputados durante los últimos años han acabado condenados por la justicia? ¿Y cuántos en la cárcel por la causa que fueron acusados? Solo por los casos más conocidos y divulgados creo que ni el 5%. ¿Y a cuántos se les ha repuesto el honor y la consideración pública que tenían cuando arrancó su caso? ¡A ninguno! Al contrario. Han quedado manchados para siempre. Ajusticiados por Madame Guillotine.

 

Esta nueva Inquisición la ejercen propios y extraños. Los tuyos y los de enfrente. ¿Quién filtró las fotos de Pepe Blanco en la gasolinera? Pues el PSOE. ¿Y quién está moviendo la silla de Vicente Betoret con el caso Imelsa? Pues el PPCV para colocar a Centelles. ¿Quién llamó a las cámaras para sacar la imagen de Rodrigo Rato entrando en el coche celular? ¿Y quién ha asesorado a Marcos Benvent durante tanto tiempo para que cantara y documentara sus acusaciones? En esto de los dossiers y las filtraciones para hundir a alguien siempre hay una mano que mece la cuna. Lo que pasa es a los periodistas del momento les gusta que les den el trabajo hecho y ni se molestan en saber quién mece la cuna.

 

Se ha creado un código que permite convertir en sentencia la más leve insinuación. Y a fuerza de ser políticamente incorrecto tengo que decir que no hay más leve reflexión pública y privada sobre la validez de esa sentencia. Aquí todos manejamos la guillotina y nos encanta cortar cabezas. Es la venganza contra el poder, un juego que nos encanta a los españoles. En Andalucía ponen en la picota al PSOE que lleva 30 años mandando y en la Comunidad Valenciana al PP que podría llevar los mismos si no fueran tan torpes.

 

SOLDADOS DE LA CRUZADA

 

Después de 25 años ganando elecciones en la ciudad de Valencia hay unas ganas locas por ajusticiar a Rita Barberá. ¿Dónde están todas las pruebas y dossiers que se filtraron sobre los millones robados por Jordi Pujol? ¿Y todo lo que salió sobre una trama de financiación de Compromís? Es la emanación de la virtud que todos enarbolamos con la guillotina en la otra mano. Es una nueva Cruzada en la que participan grupos de policías adscritos a diferentes ambiciones, jueces que quieren quedar bien con la opinión publicada o  periodistas que ejercen de guerreros del antifaz. Porque hay que ver la cantidad de salvadores éticos que han aparecido. Si a muchos jueces, policías y medios de comunicación les aplicamos la norma no se salva ninguno.

 

Preguntas a cualquiera y sabe más de Pujol, Barberá o Undargarín  que los jueces instructores. En los bares se habla de Mesi, Peter Lim y las casas de Rita, que no sé cuántas tiene ni mi interesa. Todos conocemos a un periodista o un policía que lo sabe todo. Y el todo es el código moral que considera ajusticiable a quien nos cae mal. Hace un año Alfonso Grau era el malo. Ahora he oído que es una víctima de la malvada Rita Barberá.

 

Pero da lo mismo. Lo importante es disponer de la  guillotina. Me releo las Diligencias Previas 132/15 de la UDEF Central, Informe 26.832/16 contra Manos Limpias y Aubanc, y si fuera el juez los echaba a todos a la calle. Y hablo de Manos Limpias, que es lo más sospechoso de España. ¿Así se hacen los informes sobre los mil casos de corrupción que se filtran por aquí o por allá? ? ¿O solo es que hay que sumar frases hechas para conseguir un titular y guillotinar a alguien?

 

Todo vale en el juego de la guillotina. Igual se monta un comando en Twitter  qu ehunde una empresa que hacen correr por Facebook la caída en bolsa de las inversiones de Peter Lim. Hay que crear un clima justiciero y todo el mundo es virtuoso para manejar la guillotina y la moral. ¿Cuántos de verdad están libres de culpa para tirar la primera piedra? Acabaremos guillotinando a los dueños de perros que se cagan en la calle.

 

 

 

 

 

 

Y ahora estos nos sacarán de la edad media

Y ahora estos nos sacarán de la edad media

 

Puig anuncia un “renacimiento” valenciano para llevarnos a la modernidad mientras los cambios prometidos se quedan en el aire

Si no existiera el agit prop el PSPV y Compromís lo inventarían. Son unos magníficos maestros de la agitación y la propaganda, que dejan en pañales las grandes maniobras mediáticas que hacía Eduardo Zaplana. Y el discurso de Ximo Puig en el debate político del miércoles dia 14 en las Cortes Valencianas es la mejor muestra. Primero dices que todo está de puta madre y luego dices que es gracias a ti porque lo has hecho muy bien. Agítación y propaganda.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ya había anunciado días pasados que en el debate reclamaría para 2016 el año  del “renacimiento” de la Comunidad Valenciana, como si hasta ahora hubiéramos estado sumidos en la Edad Media. Si además das un montón de datos a medias, pues propaganda política pura.

Y es que este predicar en el que se ha instalado el Consell de la Generalitat es tan socorrido que cualquier mensaje sirve para anunciar una buena nueva y conseguir un par de titulares, aunque todo quede en el recuerdo dos días después. Ahora es el Renacimiento. Ahí es nada. Mañana será algún milagro.

MUCHO PREDICAR Y POCO TRIGO

 Ese anuncio generaría ilusión si la política a cargo del Consell avanzara a buen ritmo en los cambios previstos y prometidos. Pero todo y solo es mucho predicar y poco trigo. Hasta los sectores más afines a los partidos gobernantes están ya hartos de tanto predicar anunciando la buena nueva y la felicidad.

 

Al fin y el cabo para muchas cosas no hace falta ese dinero que, según el tripartito gobernante, nos niega el Gobierno del PP. Solo hace falta menos fantasías y mejor gestión. La felicidad no es solo comprar en El Corte Inglés o tener un AVE más grande que los vecinos. Ya lo decía Epicuro  . Pero Puig, Oltra o Montiel no nos saben sacar del discurso clásico: mucho predicar y poco trigo.

 Ahora toca el recurso del renacimiento. Cualquier día Marzá anuncia una asignatura obligatoria para estudiar a Garcilaso, Petrarca y hasta a Fray Luis de León. Y si sacan el Lazarillo de Tormes será para citarlo como ejemplo de la corrupción del PP. Puro renacimiento, no en vano entonces volvieron las lenguas vernáculas, el individualismo  y hasta Maquiavelo. Puro valencianismo del de ahora. Entonces se construyeron el   Palau de la Generalitiat, el Fadrí y el Castillo de Santa Barbará y ahora la Ciudad de las Ciencias, que hasta Zaplana y Camps también tuvieron veleidades renacentistas.

 

LA CULPA ES DE LA FINANCIACION

 

Predicar y no dar trigo y culpar de todo a la falta de financiación mientras se pide el tren de la Costa Denia-Gandía o el AVE a Castellón porque sin esto no salimos de la Edad Media y entramos en la Edad Moderna que promete el renacimiento. No es solo problema de financiación, que lo hay, es de política. Es que una cosa es predicar y otra repartir trigo.

Por eso la  FAPA viene a protestar por el caótico principio de curso que ha montado Vicent Marzá. O nadie le cree a este conseller cuando habla de que ha bajado la ratio escolar. ¿Cómo va a bajar si han entrado solo 320 nuevos maestros (¿) para centenares de colegios públicos?

Predicar es dar gratis libros de texto a miles de alumnos que tienen para pagarlos y no dar trigo a centenares de familias que les viene justo para el bocadillo para el niño. A este predicar igual le llaman renacimiento. Pero la agit prop sirve para hacer comulgar con ruedas de molino, apoyados por una inconsistencia mediática que no pregunta ni quiere saber cómo es un libro de texto y cuánto vale. Agitación y propaganda sin nada más detrás.

La suerte que tiene el tripartito mandante es que enfrente el PPCV está impedido para hacerle frente. Tiene en su haber demasiados muertos en el armario para protagonizar un debate que le saque los colores a Puig y Oltra. Con solo mencionar a Barberá ya los han hecho callar por buenas que sean las razones de Isabel Bonig, como  las que exhibió en las Cortes.

Así que el Consell puede seguir con  agit prop, como el  sermón el de  la nueva secretaria autonómica de Economía, Blanca Marin, cuando dice que ella arreglara la historia de los horarios comerciales y el nuevo sistema productivo valenciano.  O sea que sus antecesores en el cargo no valían para nada. Tal vez por eso este Consell alardea mucho de los datos del turismo (baja rentabilidad) y no dice nada de esas empresas a las que quiere cambiar el sistema productivo y que están exportando a millones. O de la agricultura productiva, mientras solo habla de agricultura ecológica. ¿Acaso sabe la consellera del ramo (Elena Cebrían) que la agricultura ecológica en la Comunidad Valenciana es solo minifundista, sin control alguno?

Y es que la cuestión es anunciar mucha buena nueva, predicar mucho. Estamos en una sociedad que traga todo y si alguien protesta es porque no es progresista. Menos mal que poco a poco las cosas se van centrando. Por ejemplo: en el ayuntamiento de Castellón el gran debate es  cuántos retretes públicos deben construirse con cargo al erario público. ¿Renacimiento?

 

Tal cual La Vida de Brian

Tal cual La Vida de Brian

 

Si no fuera tragedia sería comedia. Tal cual La Vida de Brian que los Monty Python reflejaron en aquella película de 1979. Esas escenas sobre la autenticidad de cada partido en la lucha contra los romanos ( Video de la película ) o el repaso a la herencia recibida del gobierno de Roma (ver video Otro video más risas ) son comparables a cualquiera de las que vemos desde hace años en el escenario de la política española. Y qué decir de la escena valenciana: un esperpento que nos cuesta dinero y no soluciona los problemas.

 

Porque al final la única solución es tomárselo a esperpento o chirigota. Ya que solo los feligreses a unas u otras causas encuentran lógico y explicativo la forma de comportarse. No hay lógica, ideología, proyectos políticos o liderazgos. Solo hay soberbia, verdades absolutas en función de la fe y fidelidad mal entendida al No de Pedro Sánchez, a las camisas de Iglesias o a los ultraconservadores discursos de Mariano Rajoy, convertido en la Roma que hay que expulsar de Jerusalén. Cuánta razón tenía el editorial de La Vanguardia  del pasado domingo (http://www.lavanguardia.com/opinion/20160904/4192847025/el-fracaso-de-la-politica.html)

 

Vuelvo a ver La Vida de Brian (gratis en  Youtube) y la encuentro plena de simbolismos respecto a la política española. Las disputas entre los diferentes frentes nacionalistas de Judea son tal cual lo que ha pasado en el Bloc/Compromís con el nombramiento de Enric Nomdedeu para una secretaria autonómica de Empleo. Nadie sabe por qué los de Rafael Carbonell  no quieren a Nomdedeu y los de Rafael Climent lo aman. Al final es simplemente el reparto de poder y cargos en el seno de las dos o tres coaliciones que encierra Compromís. Y Morera haciendo el ridículo hablando de germanor. ¿Y lo de Ribó y Oliver en el Ayuntamiento de Valencia?

 

REGATEAR PARA EL PODER

 

Esto se ha convertido en una tramoya, en un show permanente que dura un par de horas al día pero que se alarga año tras años. La vida va por un lado y la política por el otro. Claro está que como mediáticamente estamos abonados a lo fácil, pues aquí solo se habla del atrezzo. La verdad es un instrumento polarizado mediáticamente. La eficacia política una entelequia. Y la ética un producto comercial como los que denunciaba Epicuro. Como decía Kundera “hay una tupida red de constricciones públicas y privadas que termina por envolver toda existencia en una trama de nudos cada vez más apretada”

 

 

Al PP no se le caen los anillos por nombrar a José Manuel Soria para el Banco Mundial el mismo día que se defiende de las acusaciones de prepotencia. ¡Que desastre las estrategias de este partido!! ¡Pura soberbia! Hasta tiene que dimitir Soria para salvar a Rajoy. Pero es que Pedro Sánchez hace de héroe de la cristiandad ética el mismo día que  su presidenta en Baleares, Francina Armengol,  se ha comprado un palacete a precio de los que compraba Jaume Matas. Da lo mismo. Todo es un teatro. Lo de Catalunya es como las reuniones del Frente Nacional de Judea. El valor se les supone porque representan al pueblo. Y por tanto son los únicos  que están en posesión de la verdad, como exhibe el diputado Rufian. Dices un par de tópicos contra los romanos y ya recibes un aplauso. Y como mucho te pones a regatear sobre trozos de poder. Tal cual Brian.

 

TODO VALE PARA LOS BUENOS

 

En Villarreal el ayuntamiento del socialista Jose  Benlloch ha acusado al PP de cometer mil y una barbaridades con el presupuesto. Y ahora alardea de austeridad. Pues han lanzado el slogan político Villarreal Avanza que aparece en cientos de cuñas de radio bien pagadas para demostrar el buen hacer municipal. Y hasta sirve de apoyo para anunciar que actúan Los Sirex, les Festes del Termet o un sopar de pa i porta. Todo acción política de primera magnitud. Tal cual la pintada de Brian contra los romanos.

 

Aparecen nuevas formas de hacer política, nuevos modelos de gestión de la cosa pública y hasta nuevos liderazgos mundiales y locales. Pero por aquí seguimos abonados a los tópicos. ¿A quién se le ha ocurrido la brillante idea de hacer del edificio que tenía Canal 9 en Burjasot un centro de producción televisiva? ¿Pero alguien se ha parado a pensar cómo se realiza y produce ahora la TV?  Pues así todo. Un esperpento. Seguimos contando los turistas a millones sin pensar en su rentabilidad. Y desde el Frente Frente Popular de Judea acusamos a la Unidad Popular de Judea de todos los males mientras la casa sigue sin barrer. Al final, como en La Vida de Brian, crucifican a un inocente, que son los que pagamos los platos rotos pagando impuestos sin mayores derechos. Ah si!! Cada vez hay más bares!!